4 ago. 2015

Saboreando los pasteles.

No soy de colores pastel y mucho menos porque sean tendencia, pero de vez en cuando toca agachar las orejillas y aprender a no descartar algo al 100%.
Tuve que ver estas imágenes varias veces para convencerme a mi misma de que no se trata de una casa insustancial y ñoña, si no al contrario; es una vivienda que transmite vitalidad, cargada de energía y color pero que no llega a saturar.
La parte de los ventanales tintada en verde y amarillo es lo que, sin duda, ha hecho que se me caiga la baba con esta casa.





Además, tiene cierto aire etéreo perfecto para el verano, todo muy bien organizado y con acentos nórdicos en el mobiliario.
La mesa de comedor que se intuye, grande y con el sobre sin tratar, me hace recordar que tengo unas ganas inmensas de tener una, ganas que dejaron de ser normales hace tiempo...
Todas las imágenes vía Frenchy Fancy.








No sé, quizás tenga que darle una pequeña oportunidad a los pasteles
Colores pasteles, vaya;
 los otros ya los tengo más que aceptados ;)





5 comentarios :

  1. Ay, que bonito! Los pasteles es uno de mis temas mas preferidos! No lo he probado en mi casa todavia, solamente con vestidos. :)) Pero quisiera tener por lo menos un rincon solamente para experimentar con los pasteles! Y el amarillo neon por aqui se muestra muy bien en el espacio!
    bss!

    ResponderEliminar
  2. A mi también me gusta, pero a bajas dosis. De todas formas, no sé si en casa los aceptarían bien. Las fotos preciosas. Un besete y buen finde.

    ResponderEliminar

Me encantan los comentarios y opiniones de quienes visitáis el blog.
Así que no seáis tímidos. ¡Comentad! :D