16 jul. 2015

Grecia por dentro, Formentera por fuera.

¡Buenos y calurosos días, para variar!
No sé el resto, pero yo cuando pienso en destinos vacacionales de playa lo que se me viene a la cabeza son las típicas casas de piedra en Formentera o las casas encaladas en Grecia, tan blancas ellas y enfrente del mar...
Pues esta casa griega de más de 300 años, en Doli-Mani exactamente, combina ambas características: muros de piedra y un interior típicamente griego en blanco, con acentos de verde aguamarina, textiles de algodón y suelos de madera sobre los que caminar descalzo.
Como curiosidad, decir que para su renovación se ha seguido el proceso constructivo tradicional de la zona, con muros de hasta 50 cm de espesor.













Típico de estas casas viene siendo el momento en el que pensamos que ésta ya no puede mejorar y aparece un jardín impresionante en el que, al menos yo, me imagino cenando, desayunando, tomando el aperitivo... Lo que haga falta, vaya, durante todo el verano y más allá.
¡Ven a mi, brisa fresca de las islas griegas!
Imágenes vía Aiólou Architects, responsables de la rehabilitación.












2 comentarios :

  1. Ese color verde aguamarina nos ha atrapado, Rachel. Y el contraste que hace con el blanco y la piedra nos habla de tranquilidad, sosiego y mucha paz. ¡Justo lo que buscamos en vacaciones!

    Besos mil de las dos

    J&Y

    ResponderEliminar

Me encantan los comentarios y opiniones de quienes visitáis el blog.
Así que no seáis tímidos. ¡Comentad! :D