5 feb. 2014

Pues sí, podría vivir en esta casa.

Esta vivienda, construida en la década de los 40, se encuentra ubicada en la ciudad de Gotemburgo (Suecia).
Me gusta por la continuidad que transmiten los distintos ambientes gracias al uso de los mismos tonos (gris, blanco, pinceladas de negro y madera de roble en el parquet en forma de espiga, en puertas, armario y encimera de la cocina) y por la repetición de elementos como las bombillas grandes en todas las estancias, amplias láminas en marcos negros y utilizar plantas como un elemento decorativo más.
El detalle de la ventana rompiendo el plano de la pared y creando un pequeño rincón especial me encanta.
Todas las imágenes en http://www.stadshem.se

 

 







En la cocina, a pesar de estar repleta de armarios, se han usado tarros de cristal vistos como almacenamiento y elementos decorativos.








En el dormitorio, como en el resto de la casa, se ha utilizado el mobiliario justo, lo que ayuda a crear un espacio muy limpio y ligero, sensación perfecta para esta habitación.
Debo reconocer que si mi dormitorio tuviese ese armario también tendría sólo dos mesitas... ¡y una silla!
Una de las habitaciones que más me ha gustado es el baño. Esos azulejos taaan blancos y, sobre todo, esa bañera de patas. Sólo hay que fijarse un poco para ver que, aunque pequeño, tiene los detalles perfectos.








Por último, la joya de la casa: el balcón. Me parece algo necesario que en las casas exista una pequeña zona de contacto con el exterior, con la naturaleza.
Si ésta fuese mi casa, tomaría un té en el balcón disfrutando de esos maravillosos jacintos a punto de florecer.





































No hay comentarios :

Publicar un comentario

Me encantan los comentarios y opiniones de quienes visitáis el blog.
Así que no seáis tímidos. ¡Comentad! :D